Te enseñamos todo lo que necesitas saber para pescar serviolas a jigging, al final del artículo una sorpresa…





pesca-serviolas-jigging

Te ha gustado la infografía?

Compártela en Facebook




Un poco de cultura…

La serviola es un pez que también es conocido como Pez limón, Medregal, Pedregal, Lexa o Sérvia. Es un tipo de pez que tiende a reunirse en bancos numerosos por zonas bajas, zonas rocosas o montañas sumergidas; y que se alimenta a base de otros peces, de calamares o sepias, entre otras cosas. Aunque más adelante veremos algunos detalles más sobre este tipo de pez que te serán útiles para la pesca.

Lo que sí que nos gustaría destacar ahora es que la serviola es un pez muy curioso, con el que si se tiene paciencia se consiguen buenos resultados; por lo que la espera es fundamental. Además, existen diferentes formas o técnicas para pescarla y entre todas ellas hoy queremos destacar una en concreto: el jigging.

El jigging como técnica para pescar serviolas

El jigging es una técnica de pesca que tiene su origen en Japón, nació hace unos 200 años, y en los últimos años se ha vuelto todo un fenómeno dentro del mundo de la pesca. Es más, se práctica bastante en Europa.

Antiguamente eran únicamente los pescadores artesanales los que capturaban diferentes tipos de especies (bacalaos o salmones, entre otros) siguiendo esta técnica casi sin ningún tipo de recurso. Hecho que ha cambiado, ya que actualmente el jigging se ha modernizado muchísimo, incluso se ha convertido parte de la pesca deportiva, gracias a que los japoneses han ido desarrollando aparejos mucho más modernos, así como cañas y carretes que hacen que esta modalidad de pesca sea todo un éxito.

Para que te hagas una idea de esta modalidad de pesca, nos gustaría comentar que el jigging funciona de forma sencilla. Antiguamente se cogía el aparejo con la mano, se lanzaba un trozo de metal al fondo mar (el anzuelo) y se iba moviendo hasta que un pez picara. Actualmente la técnica es similar, se usan señuelos plomados que desde una embarcación se dejan caer libremente al fondo y lo único que hay que hacer es mover el sedal de forma rítmica y sincronizada simulando que un pez está huyendo hacia la superficie. Si se consigue un buen movimiento, se puede conseguir una pesca muy buena.

Es una técnica que atrae muchísimo a los grandes depredadores y, por lo tanto, con el jigging se puede capturar piezas de un gran tamaño.

Por lo tanto, como vamos a ver ahora, es una técnica ideal para capturar serviolas.



Datos a tener en cuenta de la serviola

Las serviolas suelen nadar en bancos muy nutridos, sobre todo cuando son peces de pequeño tamaño. Por ese motivo es muy habitual capturar bastantes ejemplares durante una jornada de pesca. Lo recomendado es seleccionar los peces grandes y volver a lanzar al mar los más pequeños… Ten en cuenta que la serviola puede llegar a pesar los 80 kilogramos, por lo que es interesante capturar piezas grandes.

También cabe destacar que, por norma general, se suelen pescar serviolas de unos 5 kilos que no te supondrán un gran reto. Los “problemas” pueden llegar cuando se pescan piezas superiores a los 15 kilos. Estos peces de mayor tamaño suelen ir en grupos de unos 8 o 10 peces, a diferencia de los anteriores que van en bandas de unos 50 peces.

Lo recomendado es que se intenten pescar las serviolas entre marzo y agosto. Y tener en cuenta que se trata de un tipo de pez que no tiene mucho interés comercial; algo difícil de entender ya que su carne es exquisita. Por lo tanto, la competencia a la hora de pescar esta especie es casi nula y no es una especie que haya aprendido los hábitos de la pesca, al contrario, no es nada desconfiada (como puede ser la dorada, por ejemplo).



Cómo pescar una serviola

La pesca de las serviolas más pequeñas es sencilla, pero hoy vamos a hablar de cómo pescar ejemplares algo más grandes.

El hecho de pescar una serviola de buen tamaño es complicado: hay que localizarlas y hay que engañarlas para que finalmente piquen. Ten en cuenta que esto no es fácil teniendo en cuentan las localizaciones donde se suelen ubicar: cabos, entre obstáculos hundidos, pecios, etc.

Por lo tanto, lo primero es ubicar en algún fondo rocoso e intentar que el sedal no se lie o se rompa. No te desesperes, es muy probable que tengas varios problemas antes de pescarla; seguramente la pierdas o se te rompa el hilo, entre otros problemas.

Lo esencial para pescar una serviola es:

  • Ir a lugares donde suelen haber bandos: zonas rocosas o fondos de relieve o buscarlas alrededor de los cabos que sujetan las boyas, por ejemplo. Las mejores zonas para esta especie son aquellas que tienen obstáculos, ya que es una forma fácil de atacar a sus presas.

  • Tener en cuenta la temperatura del agua: si pretendes pescar una serviola en invierno tendrás que ir a lugares con grandes profundidades (entre 300 y 400 metros de profundidad) y si quieres capturarlas en primavera o verano podrás hacerlo a unos 30 o 60 metros de profundidad.
  • Contar con un buen equipo: lo ideal es usar cañas de acción de 150-400 gramos, de unos 170 cm. Además, deben ser buena calidad. Entre las mejores marcas destacamos: Shimano, Jigging Master o Daiwa.

Dicho esto, nos gustaría terminar comentando que lo más importante para capturar cualquier especie es conocer cuáles son sus hábitos y esperamos que con esta información quede claro el estilo de vida de la serviola y que la pesca a jigging tenga muy buenos resultados.

Vídeo nuestro de picada de una serviola

Cómo pescar serviolas con pesca a jigging

| Blog | 0 Comments
About The Author
-

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>